All for Joomla All for Webmasters
18
Jue, Oct

HÉCTOR BLASCO NO DEBE PERMANACER EN LA CÁRCEL.

Pilar Enjamio
Typography

Es tan incongruente que Juana Rivas que ha delinquido y se le den toda clase de honores y asociaciones le consigan dinero para el viaje y después de sustraerlos y secuestrarlos y de ser culpable de esos delitos en un juicio pase unos días con sus hijos mientras un hombre inocente sigue en la cárcel y sólo su madre, una madre coraje, Pilar Blasco, lucha día a día.

Se derrumba, se levanta y continúa con tesón.

En uno de los peritajes de un criminólogo se cuestiona el motivo por el que está en la cárcel.

Afirma textualmente la nula existencia de ninguna prueba científico forense ni tampoco testimonial reduciéndose estas últimas a un mismo entorno favorecedor del contrario.

Es asombroso se haya dado credibilidad a pasajes narrados por ella y no a los descritos por el joven .su ex pareja.

Prosigue afirmando que debería anularse una prueba, el peritaje psicológico ya que sostiene la previa relación entre la psicóloga y la denunciante.

Continúa diciendo que los forenses son médicos no psiquiatras y sería preciso hacer una evaluación psiquiátrica.

Por lo tanto, debería procederse a su excarcelación.

Ninguna persona debe estar en la cárcel sin que se hayan realizado exámenes exhaustivos y pertinentes respetándose su derecho a la presunción de inocencia y a la investigación.

Sostengo la importancia de la exploración psiquiátrica, creo Héctor es inocente, aunque como psicólogo atendemos a gente conocemos del barrio, del círculo de hijos de amigos, pero tenemos un código deontológico, un secreto profesional.

Por supuesto que si lo desea se puede pedir una segunda opinión psicológica como se hace con una segunda opinión médica en caso de enfermedad.

Por supuesto es indudable que creemos Héctor es inocente y hay manipulaciones, tergiversaciones y deformaciones de la realidad y máxime en una era donde sólo cuenta la palabra de la mujer y el hombre no tiene derecho a voz porque está sentenciado de antemano y nada vale su palabra ni su testimonio ni su realidad.

Este caso de un hombre inocente en la cárcel debe revisarse de principio a fin y por supuesto un diagnóstico psiquiátrico es crucial porque detectará si hay existencia de anomalías en la personalidad o deformaciones de la misma viviendo una realidad que no es la auténtica y si está influida por problemáticas pasadas.

Pilar Enjamio .Psicólogo