All for Joomla All for Webmasters
18
Jue, Oct

LUCÍA BEGINES Y SANDRA CAPITÁN, JAMÁS EN EL OLVIDO.

Pilar Enjamio
Typography

Sandra Capitán, de 26 años y embarazada de tres meses y Lucía Bejines Capitán, de sólo seis años, víctimas inocentes del mundo extraño de malnacidos dedicados al narcotráfico y para quienes la vida nada importa porque la reducen a chantaje y objeto.

Una pequeña enterrada en sosa para que su cuerpo se disolviese y no dejar rastro, lo más cruel e imperdonable.

Hace un año, pero hoy no quiero teñir de dolor y este artículo se lo dedico a una abuela coraje, a Pepi Capitán, una mujer muy bella y al resto de su familia.

Sé que el grupo de movilizaciones donde están muchas madres que perdieron a un ser querido trágicamente es para todas ellas una terapia de grupo porque existe esa comprensión del latigazo les creó un mismo dolor.

Pero hoy a esas tres vidas, a Sandra Capitán, a mi niña Lucía Bejines y al ser que pronto nacería les quiero dar VIDA, con mayúsculas, en el más amplio sentido de la palabra, a través del recuerdo que devuelve la vida de nuevo a los que no están físicamente, pero si en nuestra mente, nuestra alma y nuestro corazón y nos motivan y dan fuerza como ángeles que nos guían y nos siguen amando, aunque desde otra esfera más Alta.

Seguro que desde allí sonríen cuando ven a la madre y abuela Pepi sonreír.

Cuando hace un año el mejor homenaje es no olvidarlos, hacerlos revivir y presentes en imágenes y palabras que brotan del alma, de lo más profundo porque ya se han quedado para siempre como parte nuestra.

Ese escalofrío en la piel, esa lágrima que brota, ese beso en una foto que va más allá de una simple cartulina porque les llegará su esencia.

Jamás dejar de decirle cada noche un te quiero, te echo de menos y soñar. Soñar que siguen estando muy cerca de nosotros igual que en aquellos momentos de felicidad compartiendo juegos, risas, alguna que otra pelea nimia, emociones.

Hoy esa emoción del pasado es más fuerte que nunca y se convierte nuevamente en vida, en vida a través del recuerdo que jamás muere ajeno al tiempo y a la distancia transformando un instante pasado en eterno.

Pilar Enjamio .Psicólogo