All for Joomla All for Webmasters
16
Dom, Dic

TAMBIÉN HAY MUJERES TRAFICANTES DEL AMOR.

Pilar Enjamio
Typography

Está de máxima actualidad la temática del gigolo o estafador del amor al que se dedican programas y páginas.

Personajes como Albert Cavallé que hacen de la mujer un medio de vida a través de la extorsión y estafa nos resultan francamente vomitivos.

Pero también tan vomitivos son los casos de mujeres explotan a los hombres.

Un hombre gallego quería disfrutar de una relación seria y con ilusión mensajeaba y conectaba con la persona compartiría su vida e incluso se casaría.

Cada vez se iba a producir esa cita mágica que acabaría con la tristeza de este hombre sobrevenía un nuevo problema como un embargo, un robo o una enfermedad grave de un familiar cercano.

Por supuesto que si la amaba tenía la obligación de ayudarla.

Así poco a poco se fueron disipando los ahorros de Manuel y cada vez más lejos el deseo de abrazar a quien creía un ser especial y que no era otra cosa que una estafadora sin moral, ética ni escrúpulos y una estafadora del amor.

Por lo tanto, el sentimiento y humanidad o empatía con el otro no tienen cabida.

La persona se convierte en un mero objeto o medio de un fin.

Esto ocurre con muchas mujeres que dicen llamarse madres y usan a sus hijos como objetos de extorsión al padre, de amenazas y porque ven un divorcio o separación como un modo de vivir la vida y en medio el nulo respeto al menor.

El menor debe ser sagrado, el centro, un ser humano al que hay que dar amor y protección y tratarlo como tal y jamás cosificarlo por egoísmo y revanchismo.

Si tu no haces esto o me das esto no verás a tu hijo. Y además con las leyes españolas totalmente discriminatorias y en donde una denuncia falsa, incluso sugerida por instituciones, es un modo de vida fácil y una auténtica estafa del amor o relación.

Todo ello con la venía de un gobierno ineficaz que basa su gestión en el lucro, en la desigualdad entre hombre y mujer y en leyes absurdas de penalización del piropo o de consentimiento expreso de la sexualidad porque si no es violación.

Esto no es más que el reflejo de que en vez de en política estos políticos deberían tratarse terapéuticamente en centros de salud mental y joderse a ellos mismos, pero dejar de joder al personal con lo absurdo de mentes con una patología clara y fanatismo exacerbado.

Pilar Enjamio .Psicólogo