All for Joomla All for Webmasters
20
Mar, Nov

ROBERTO MARTÍN CABRERA ,ASESINATO SIN RESOLVER EN LANZAROTE

Pilar Enjamio
Typography

Ya han pasado 7 años desde que el 24 de enero de 2011, el joven Roberto Martín Cabrera, de 37 años, fue asesinado en la misma puerta de su casa, en la calle Cid Campeador.

Dos personas le dieron una cuchillada en el brazo derecho.

La herida le causó una gran pérdida de sangre perdiendo la vida en el hospital.

Los autores fueron vistos por algunos vecinos e iban encapuchados.

Víctor, hermano de Roberto intentó cortarle la hemorragia y a la impotencia de no poder salvarle se une la impotencia y angustia por vivir la justicia más injusta donde la investigación que debiera realizarse de una forma exhaustiva no se produce.

Se archivan casos sin aclararse como han sucedido y es vergonzosa la dejadez cuando se trata de la vida de un ser humano mientras asesinos campan a sus anchas y quien sabe si en otro momento o en otro lugar repiten sus crímenes.

A esta familia sencilla y humilde nadie les ayudó ni siquiera la opción de un abogado de oficio que los representara.

Las autoridades parece que nada va con ellos y uno se cuestiona para que ocupan sus puestos Arrecife, Lanzarote, barrio de San Francisco es el lugar donde Roberto fue agredido aquí ya siete años.

Familiares, vecinos, amigos reclaman el derecho de esta familia a la justicia, el derecho a que la ´perdida de uno de los suyos no quede impune.

Es muy fácil decir que existen dos sospechosos y no hacer nada.

No puede existir la apatía en casos gravísimos como un asesinato, alguien a quien le han arrebatado el derecho a vivir.

La familia no dispone de medios económicos para costearse la justicia y por ello en vez del olvido debería haber una mayor implicación y ayuda.

Es incomprensible que un problema tan acuciante en España como es la temática de desapariciones y asesinatos sin resolver en el más absoluto de los misterios no importen a los gobiernos y no vayan en ningún programa electoral.

Desprotección absoluta.

Preocupan más reinserciones de asesinos y violadores que no lo realmente trascendente que es la JUSTICIA piden a gritos tantas y tantas familias que son ignoradas y abandonadas a la peor de las suertes. Inadmisible, incomprensible, escalofriante, vergonzoso, lacerante, sangrante, desmotivador en un Estado llamado de derecho.

Esperemos todo cambie y que las voces que claman justicia sean escuchadas y valoradas.

Pilar Enjamino .Psicólogo